Las Cámaras de Aragón y la Fundación Basilio Paraíso realizan un estudio del comercio minorista

La crisis sanitario-económica está poniendo a prueba la resiliencia de la economía y, en particular, la de actividades como el comercio minorista, cuya facturación depende en gran medida de la evolución de la situación sanitaria. Para conocer de primera mano el sentir de estas empresas, la Fundación Basilio Paraíso ha promovido una encuesta en la que se pregunta sobre el impacto de la crisis en sus empresas.
Casi dos de cada tres comercios encuestados (63,3 %) no tiene la condición de esencial y casi siete de cada diez (68,6 %) desempeña su actividad en un local arrendado.

Un 65,2% de los comercios aragoneses estima que el impacto negativo del COVID-19 en su facturación de 2020 respecto a la que obtuvieron en 2019 ha sido de, al menos, un 25 %. El 16,6 % afirma que sus ventas se verán reducidas en más del 50 %; mientras que para un porcentaje similar (16 %) la facturación se ha incrementado.

También casi dos de cada tres comercios (64,5 %) afirma que el impacto negativo del COVID-19 en su facturación de la campaña de Navidad 2020-2021 respecto a la que obtuvieron en 2019-2021 ha sido de, al menos, un 25 %. Pero casi uno de cada cinco (17,2 %) ha visto crecer su facturación.
Algo más de dos de cada tres comercios aragoneses (69,8 %) estima que el impacto del COVID-19 en su facturación de la campaña de rebajas en 2021 respecto a la que obtuvieron en la de 2020 ha sido de, al menos, un 25 %. Alrededor de un doce por ciento (11,8 %) ha visto crecer su facturación.

 

BARÓMETRO Comercio Minorista Marzo 2021 (1)